La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha afirmado que, seis años después de la aprobación de la reforma laboral, hay más mujeres que nunca trabajando en nuestro país, se registra el mayor número mujeres con contrato indefinido de la historia (5,5 millones) y la brecha salarial se sitúa en mínimos históricos, al situarse por debajo de la media europea y 6 puntos menos que Reino Unido y 7 menos que Alemania.

Durante su intervención en la sesión de control en el Congreso de los Diputados, la ministra ha recalcado que gracias a la reforma se ha recuperado todo el empleo femenino destruido durante la crisis.

La ministra ha señalado que España es el país de la Unión Europea que “más ha reducido” la brecha salarial y ha asegurado que “el peso de las mujeres en el tiempo parcial ha bajado casi tres puntos en relación al año 2011”.

Asimismo, según ha asegurado, la brecha de género en pensiones se ha reducido un 13% desde la aprobación del complemento de maternidad y ya hay 440.000 mujeres pensionistas que cobran dicho complemento.

En cuanto a la repercusión de la reforma laboral en el empleo de los jóvenes, Báñez ha señalado que el empleo juvenil ha sido uno de los ejes prioritarios del Gobierno y que la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven ha proporcionado oportunidades de formación y empleo a más de 2,5 millones de jóvenes.

Asimismo, se ha referido a la lucha mantenida por el Gobierno para que Europa pusiera en marcha medidas a favor de los jóvenes. Gracias a ello, ya hay casi 1.050.000 (1.048.028) jóvenes inscritos en la Garantía juvenil, de los cuales el 45% han encontrado un empleo.

El conjunto de reformas dirigidas a los jóvenes ha posibilitado, según ha precisado la ministra, que la tasa de paro juvenil haya bajado 20 puntos, y la contratación indefinida crece a un ritmo del 20%, por encima de la media nacional.

Negociación colectiva

Las consecuencias de la reforma laboral sobre la negociación colectiva han sido para Báñez de gran relieve porque han permitido salvar de la crisis miles de empleos y ha dinamizado la negociación: se negocian más convenios que antes de la reforma de 2012, en total 10.817.

Asimismo, la flexibilidad ha permitido el mantenimiento del empleo: se han producido más de 9.100 descuelgues, el 97% de ellos acordados, manteniendo 355.000 empleos.