Wiesbaden (Alemania), 15 abr (dpa) – La cifra de extranjeros que viven en Alemania aumentó el año pasado a 10,9 millones, un 2,7 por ciento más que en 2017, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Esto significa que casi una de cada ocho personas que reside en Alemania tiene pasaporte de otro país. La población alemana ascendía a fecha del 30 de septiembre de 2018 a 82.979.000 personas.

El incremento, sin embargo, es menor que en 2017, cuando se registró un 5,7 por ciento más de extranjeros que un año antes. La entidad oficial no cuenta aún con datos sobre la cifra de refugiados registrados el año pasado.

Al mismo tiempo, trepó con fuerza el número de ciudadanos de países de fuera de la Unión Europea que llegaron a Alemania con un permiso de trabajo.

A finales de 2018, un total de 266.000 personas habían llegado al país como migrantes laborales (año anterior: 217.000). Esto supuso un aumento de más del 20 por ciento por tercer año consecutivo.

Entre los principales países de origen figuraban India (12 por ciento), China (nueve por ciento), Bosnia-Herzegovina (ocho por ciento) así como Estados Unidos (siete por ciento).

Estas personas, entre ellas muchos trabajadores especializados y profesionales, tenían una edad media de 35 años y eran en su mayoría hombres (68 por ciento).

Entre los migrantes laborales creció especialmente el número de personas de Albania, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro, Kosovo y Macedonia, con casi la cuarta parte de los trabajadores migrantes. En 2015, esta proporción era todavía de alrededor del nueve por ciento.

Destatis atribuye estas cifras al hecho de que estos países han sido catalogados en Alemania como países de origen seguros desde 2014/2015. Al mismo tiempo, las personas de estos países tienen un acceso más fácil al mercado laboral en Alemania desde 2016.