Berlín, 26 ene (dpa) – Al menos diez personas en situación de calle murieron en lo que va de este invierno (boreal) en varias ciudades de Alemania a causa de la bajas temperaturas, informó hoy en Berlín la Asociación Federal de Personas sin Hogar (BAGW).

Las personas sin techo murieron por hipotermia en Hamburgo, Colonia, Dusseldorf y Berlín. Además, hay otro caso sospechoso, dijo la directora de la asociación, Werena Rosenke.

En Berlín, fueron encontradas dos personas sin hogar muertas los pasados días, una de ellas en el banco de un parque y la otra en el predio de una antigua piscina. Uno de los hombres murió la noche del viernes y aún no está incluido en el recuento. El motivo de la muerte aún no está claro.

Dado que los Gobiernos federales, estatales y locales en Alemania no llevan estadísticas oficiales sobre las muertes de personas por frío, la definición no siempre es fácil, dijo Rosenke.

La BAGW basa su censo nacional en informes de los medios de comunicación. “Se trata de personas que murieron en la calle debido al frío. Incluso la insuficiencia cardíaca puede estar asociada con la hipotermia”, destaca Rosenke.

Sin embargo, muchas veces los informes de las autopsias no se publican o directamente no se investigan las causas de la muerte.

La asociación realiza el recuento de personas sin techo que mueren en invierno por el frío en Alemania desde principios de la década de 1990. Desde entonces se han documentado 314 casos, informó Rosenke. En tanto, en otras 38 personas existe la sospecha de que la hipotermia fue una causa de muerte.

En el pasado se conocían de 20 a 30 casos de muerte por hipotermia al año. “Ha ayudado que en muchas ciudades hay autobuses para protegerse del frío y patrullajes durante los meses de invierno”, agrega.

Asimismo, hay números de teléfono especiales a los que pueden llamar los ciudadanos cuando ven a personas sin hogar durante las noches de invierno.

El hecho de que a pesar de las noches heladas estas personas no acudan a los centros de emergencia disponibles, muchas veces tiene que ver con las restricciones de admisión. Una persona alcoholizada, con un perro o con problemas importantes de salud mental a menudo no es admitida.

“Habría que buscar la manera de relajar estas restricciones”, enfatizó la directora de BAGW.

Sin embargo, la situación en Alemania no es comparable con la del país vecino Polonia. Allí mueren cada invierno decenas de personas en situación de calle porque son rechazadas en los centros de acogida.

El mayor desafío para los municipios alemanes es la situación de los ciudadanos sin hogar provenientes de otros países de la Unión Europea. El número de personas que llega al país para trabajar crece y luego por engaño en el salario u otra situación muchos terminan en la calle sin ninguna perspectiva.

“Es un tema que se tiene que resolver, y no sólo en invierno”, afirma Rosenke. “Estas personas también tienen derechos y sus demandas en el sistema social deben examinarse en forma individual, enfatiza.

La brecha entre ricos y pobres dentro de la UE no se cerrará en el mediano plazo, más bien irá en aumento, y por lo tanto también seguirá la migración, advierte Rosenke.

Las bajas temperaturas pueden ser mortales para los humanos porque el cuerpo se va enfriando de a poco y comienzan a fallar los órganos. Los médicos generalmente consideran que se corre riesgo de muerte cuando la temperatura corporal es inferior a los 2o grados. La temperatura normal del cuerpo es de alrededor de 37 grados.

El frío que puede soportar una persona depende de una variedad de factores. No sólo la temperatura externa, el viento, la humedad y la ropa juegan un papel importante, sino también el físico y el trabajo muscular.

Es un error suponer que el alcohol ayuda contra el frío. Por el contrario, acelera la hipotermia y da una señala equivocada. Las personas con alto grado de ebriedad a menudo no notan el peligro mortal. Sienten calor, pero sus órganos internos están a punto de colapsar.