Muchas veces, no encontramos interesantes ciertas cosas, y directamente pasamos a no prestarle atención ya que no suelen ser de nuestro gusto. Sin embargo, muchas de estas veces en las que pensamos que algo no nos gusta o no es de nuestro interés, es precisamente porque no conocemos ese algo adecuadamente.

Es decir, ¿cuántas veces hemos pensado que no nos gustaban las lentejas? Por ejemplo. Pues seguramente más de una vez, hasta que una vez las probamos y vimos que era uno de los platos de comida más sabrosos y ricos en nutrientes.

La misma situación se puede extrapolar a cualquier contexto en esta vida. Muchas veces nos negamos a tener animales, decimos que no nos gustan, los rechazamos… No obstante, no hay más que pasar unos cuantos días con un gato o un perro para ver que lo único que te proporcionan son cosas buenas, amor, cariño y compañía.

Así pues, podemos ver como muchas familias rechazan el adoptar a un animal doméstico para poder tenerlo en casa, darle un hogar y cuidar de él. Se podría decir que es por miedo a lo desconocido, porque creen que no les gustará… Pero están muy equivocados.

Descubre las necesidades principales de los perros

A todo el mundo le agradan los animales de compañía, como pueden ser los perros. Todos aquellos que digan que no les gustan, acabarán jugando con algún perrito en algún momento de su vida, incluso puede que hasta adoptando a alguno o acogiéndolo.

Pues bien, como a fin de cuentas, si no hemos tenido perro es muy probable que tengamos uno, o si no, puede que nos tengamos que quedar aquel perro de nuestros amigos mientras se van de vacaciones. Por todas estas razones, tenemos que estar informados sobre los perros, lo que necesitan, todo lo que conllevan y lo que más les gusta.

De modo que resultará totalmente imprescindible saber que comen los perros. La alimentación de los perros es de vital importancia, al igual que la de los humanos. No todos los perros necesitan los mismos alimentos ni el mismo tipo de comida, por lo que hemos de investigar un poco más para averiguar qué es lo adecuado para cada perro.

Pero seguramente, si vivimos en un lugar en el que podamos tener al perro de una forma adecuada, con todas las facilidades y necesidades, seguramente habrá otros tipos de seres vivos más.

¿Qué queremos decir con esto? Pues muy sencillo, que si vivimos en una casa con espacios abiertos, como puede ser un patio o un jardín, nuestro perrito tendrá más visitantes. Entre todos estos visitantes podremos encontrar desde cualquier insecto hasta los animales que menos esperemos, como pueden ser los caracoles.

Cómo lograr que un perro conviva con caracoles

Así, si se diera el caso de encontrar caracoles en el mismo espacio en el que nuestro perro suele pasar una gran parte del tiempo, tendremos que tener cuidado, y asimismo, informarnos sobre estos pequeños animalitos para saber a qué se dedican y de qué se alimentan.

De modo que, para empezar tendremos que saber que comen los caracoles, es decir, cuál es la alimentación de los caracoles. La alimentación de estos seres vivos consiste en vegetales y hierbas. Por ende, se dice que estos son hervíboros.

Así pues, podríamos ver cómo nuestras plantas del patio o del jardín se ven afectadas, ya que los caracoles morderán sus hojas para poder alimentarse. De modo que podemos hacer dos cosas, o deshacernos de ellos, o mantenerlos en algún recipiente en el que puedan respirar y seguir viviendo.

Si se diera el caso de dejarlos sueltos, veremos como, con su desarrolladísimo sentido del olfato acaban, poco a poco, llegando al lugar donde está el alimento que les interesa. Y nos preguntaremos que cómo lo hacen, ya que nunca solemos verlos rondando por nuestro espacio abierto.

Pues es tan sencillo como saber que estos pequeños seres vivos buscan su comida durante la noche o en la madrugada. Es así como evitan ser vistos por los humanos y consiguen todo lo que quieren.

De modo que si queremos mantenerlos libres pero controlados, podemos proporcionarle nosotros mismos una serie de alimentos que les tendrán entretenidos y no les harán moverse fuera del área donde los coloquemos.

Los alimentos más típicos a los que suelen acudir los caracoles

Es decir, los caracoles, además de comer hierbas, en general comen vegetales, por lo que cualquier tipo de vegetal será suficiente para llenar su pequeño estómago. En otras palabras, los caracoles pueden alimentarse perfectamente de agua y verduras.

Si colocamos unas cuantas verduras junto a ellos o en un área cercana a donde suelen estar, los podremos mantener siempre ahí. Entre todas las verduras que pueden ingerir podemos encontrar la calabaza, la lechuga, el pepino, las espinacas, el brócoli, el nabo, las hojas de diente de león, la col…Y una gran lista que sigue.

En cuanto al agua, su cuerpo se encarga de absorberla de las propias plantas, de modo que si queremos podemos colocar una planta junto a ellos para que vayan saciando su sed mediante la planta.

Pero también pueden alimentarse de fruta así que debemos mantenerla aislada o al menos fuera del alcance de los caracoles. Éstos pueden comer melón, mango, frambuesa, papaya…Incluso hasta las semillas de las verduras y de las frutas.

Finalmente, poco más queda por añadir, ya que hemos visto que tanto perros como caracoles pueden convivir en un mismo espacio vital, sabiendo muy bien qué come cada uno, cuáles son sus alimentos preferidos y a qué lugares suelen acudir más frecuentemente. Teniendo todo esto en cuenta, no tendremos por qué preocuparnos.