Greenpeace: Es posible un cambio radical en la política de transporte

(dpa) – Menos automóviles, mayores impuestos y la eliminación de los vehículos con motores de combustión a partir de 2025 son los puntos centrales de la organización ecologista Greenpeace para un cambio radical en la política de transporte en Alemania. Sólo así podrían alcanzarse los objetivos para el cambio climático, revela un estudio del Instituto del clima, el Medioambiente y la Energía de Wuppertal sobre las perspectivas y el futuro de la movilidad urbana.

Es posible lograr que hasta el año 2035 se pueda eliminar el uso de petróleo en el transporte de Alemania. Esto contribuirá significativamente a la protección del clima y a una mejor calidad del aire, señala el informe realizado a pedido de la organización ecologista.

Con una “transformación integral” de la movilidad y el transporte es posible cumplir con la meta de limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius, agrega el estudio.

Según el Acuerdo Climático de París, el calentamiento global debería estar situado dos grados por debajo de los niveles que se registraron en la época preindustrial. Sin embargo, los Estados deberían al menos esforzarse por detenerlo en 1,5 grados.

Las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por el transporte en Alemania podrían reducirse de las 166 millones de toneladas registradas en el año 2016 a cero en el 2035, según el estudio. El sector, por lo tanto, debe ir reduciendo, en la medida de lo posible, el número de vehículos y al mismo tiempo fomentar el desarrollo de medios de transporte alternativos que respeten el medio ambiente, añade.

El estudio prevé que en el 2035 el número de automóviles disminuirá de forma masiva y será de 200 coches particulares por cada 1.000 habitantes. En 2015 se contabilizaron 548 cada 1.000 habitantes.

Es de “vital importancia” que aumente el precio de los autos como así también su mantenimiento. En el 2035, los habitantes de las ciudades deben gozar de “considerables ventajas financieras” si no tienen auto, sostiene el Instituto medioambiental de Wuppertal.

Además, se propone prohibir la venta de nuevos vehículos con motores de combustión a partir del año 2025, señala. El objetivo del Partido Verde ecologista es que ya no circulen autos con motores de gasolina y diésel a partir del 2030.

De acuerdo con este informe, hasta el año 2035 la flota de autos particulares debería ser completamente eléctrica. Para lograrlo deberían establecerse cuota mínimas para la producción de autos eléctricos.

Un punto central del informe consiste en que debe reducirse la dependencia del coche propio. Esto podría lograrse, por ejemplo, mediante nuevos servicios de movilidad y una mejor red de servicios de transporte público urbano.

La combinación de transporte público, de bicicletas y zonas peatonales, como así el uso de coches compartidos debería diseñarse de un modo atractivo. La gente en Alemania debe tener un aliciente para renunciar a su propio auto o utilizar el coche con menos frecuencia, indica.

“No queremos quitarle el auto a la gente”, asegura el coautor del estudio, Thorsten Koska. “Se trata de brindar alternativas más atractivas”, agrega. El objetivo es crear un sistema inteligente del tránsito.

“Hasta el año 2035 se puede reducir a la mitad el parque automotor, pero sin una reducción del tránsito”. El estudio intenta ofrecerle un “marco a las instancias de decisión política”, indica Koska.

Por su parte, Benjamin Stephan, experto de Greenpeace en temas de transporte sostiene: “Queremos menos coches y menos tránsito, pero no menos movilidad”. “Se necesita una señal política clara. En el 2025 abandonamos el motor de combustión”, insiste Stephan.

Koska sostiene que los fabricantes ya comenzaron a desarrollar nuevos modelos de vehículos eléctricos . “Ocho años son suficientes para completar este proceso”, añade.

El prestigio del diésel quedó severamente dañado tras el escándalo de manipulación de las emisiones de gas en los motores y por la prohibición de la circulación de estos coches en los centros urbanos.

La industria automotriz se resiste sin embargo a poner un punto final a los motores diésel y asegura que los nuevos modelos serán más ecológicos y amigables con el medio ambiente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies