(dpa) – Si bien no se sabe con exactitud quién eligió el 8 de agosto como Día Internacional del Gato, para los alemanes ha llegado nuevamente el momento de prestar especial atención a su mascota preferida.

Desde hace años, los gatos encabezan la lista de los animales domésticos en Alemania.

En 2016 vivían 13,4 millones de gatos en los hogares alemanes, indican datos de la Asociación de la Industria de Insumos para Animales Domésticos. Esto implica que más de uno cada cinco hogares albergaba un gato.

El perro como mascota ocupa el segundo lugar en Alemania con 8,6 millones.

Por supuesto, la economía se beneficia con tal despliegue de cariño hacia los pequeños felinos. El año pasado los alemanes gastaron casi 1.600 millones de euros en alimentos para gatos y otros 284 millones de euros en arena o aglomerado para los recipientes donde los animales depositan sus heces.

Sin embargo, no todos los gatos gozan de tan buenos cuidados en Alemania. Según organizaciones protectoras de animales, existen unos dos millones de gatos silvestres que sobreviven a duras penas y se reproducen en forma incontrolada en sitios baldíos, jardines o en los alrededores de las fábricas.