La asignación para esta área es de 217.646.271 euros, un 6,30% más que este año, y en ella destaca el incremento en los conciertos de servicios con entidades del ámbito de la discapacidad, de 5,4 millones, y de infancia, de 2,2.

Los 28 millones asignados al plan concertado servirán para cofinanciar los servicios sociales en los municipios, a los que el Estado aporta solo el 2,4 % e incluyen 1.424.175 euros para luchar contra la pobreza energética. En 2016, estas ayudas llegaron a 4.108 familias.

Las subvenciones para entidades sociales crecen en 100.000 euros. También aumentan en 30.000 euros, hasta alcanzar los 150.000, las destinadas a la Federación de Asociaciones de Mayores del Principado (Fampa) con el fin de promover el envejecimiento activo.

En el apartado de infancia, se reservan 2.296.000 euros para apoyar a familias vulnerables con menores a su cargo y se mantienen 1.341.100 para las ayudas a los acogimientos familiares, que este año crecieron en más de 300.000 euros respecto al ejercicio pasado.