María Jesús Álvarez asiste a la inauguración de la plantación “La Rodriga”, en Cornellana

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha destacado que las nuevas producciones agrícolas que se están implantando en Asturias como el kiwi, los frutos rojos o los arándanos constituyen “oportunidades de desarrollo económico y, por tanto, de generación de empleo en el medio rural”. Además, ha añadido que en el Principado existe “margen para el crecimiento de una agricultura especializada basada en producciones de calidad”.

Álvarez, que ha asistido hoy a la inauguración de la plantación de kiwis La Rodriga, en Cornellana (Salas), ha valorado el interés mostrado por inversores y profesionales de la producción en estos cultivos. “Este interés cuenta con el respaldo financiero del Gobierno de Asturias, a través de la Sociedad Regional de Promoción, y con importantes ayudas europeas a la diversificación económica”, ha remarcado.

“Hay un sector empresarial que quiere invertir en agroalimentación y que considera que una parte sustancial del futuro económico de Asturias pasa por ese sector, por lo que desde la consejería realizamos un esfuerzo para mantener e incrementar el apoyo que se le brinda, porque es evidente que el porvenir del medio rural pasa por dar valor añadido a nuestra producción primaria”, ha subrayado la consejera.

La titular de Desarrollo Rural ha elogiado el trabajo del Serida en la investigación y la innovación aplicada a un sector que “cada día tiene que ganar la batalla de la competitividad en un entorno globalizado”. Así, ha explicado que los investigadores de este organismo, dependiente de la consejería, trabajan directamente con los ganaderos, agricultores y forestales con el fin de “convertir el más riguroso y actual conocimiento científico en las mejores técnicas y prácticas de cultivo, de manera que la innovación que aporten ofrezca a los productores agrarios la más precisa capacidad de planificación y la más elevada calidad de los productos”.

El kiwi ocupa 162 hectáreas de cultivo en Asturias y en 2016 sumó una producción de 5.000 toneladas. Esta fruta está incluida en Alimentos del Paraíso Natural, una marca, ha remarcado Álvarez, “que es una pieza en una estrategia de futuro, que está funcionando bien pero con responsabilidad, porque no vale que el alimento esté hecho o producido en Asturias, sino que tiene que cumplir parámetros para que se reconozca la calidad y origen, así como aceptar el reto de control y supervisión”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies