Londres, 15 may (dpa) – El internacional alemán Ilkay Gündogan afirmó que fue por cortesía y sin fines políticos su foto con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que despertó duras críticas por parte de las autoridades del fútbol alemán.

A través de un comunicado, el mediocampista del Manchester City explicó que el encuentro que mantuvo con Erdogan junto con su compañero en la selección alemana Mesut Özil y el delantero del Everton Cenk Tosun se trató de una reunión protocolar en una fundación turca de Londres y que no quiso mezclarse con la política de Turquía.

“(…) En el marco del evento, nos encontramos con el presidente turco. En consideración a la difícil relación actual entre nuestros dos países, no hemos publicado nada al respecto a través de nuestras redes sociales. Pero, ¿deberíamos ser groseros con el presidente de la patria de nuestras familias?”, se preguntó Gündogan.

“A pesar de todas las críticas legítimas, hemos elegido por respeto al cargo de Presidente y nuestras raíces turcas, y también como ciudadanos alemanes, el gesto de cortesía”, añadió el centrocampista, que se espera que hoy aparezca en la lista preliminar de Alemania para el Mundial de Rusia 2018.

“No era nuestra intención hacer una declaración política con esta imagen, y mucho menos hacer campaña electoral. Como jugadores nacionales alemanes, estamos comprometidos con los valores de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) y somos conscientes de nuestra responsabilidad. El fútbol es nuestra vida y no la política”, cerró el futbolista de padres turcos y nacido en Gelsenkirchen.

La foto de los futbolistas con el presidente turco, difundida por la cuenta de Twitter del AKP, el partido de Erdogan, provocó ayer una fuerte reacción del jefe de la DFB, Reinhard Grindel, y el mánager de la selección alemana, Oliver Bierhoff.