“Pretender hacer creer que el futuro de la Mancomunidad se garantiza a través de un cambio en la Presidencia es cuanto menos un ejercicio de demagogia. Los servicios que se prestan desde el ente supramunicipal en los dos ayuntamientos tienen un coste y la responsabilidad de mantenerlos tiene que ser compartida por las dos partes de igual forma”, explicó Gabriel Rodríguez, portavoz del gobierno local de Carreño, tras conocer las declaraciones realizadas esta mañana por responsables de Izquierda Unida en relación a la situación que atraviesa la Mancomunidad Cabo Peñas.

“Desde el gobierno de Carreño hemos manifestado nuestro compromiso con el futuro de la Mancomunidad asumiendo en todo momento la parte de responsabilidad que nos toca y ofreciendo toda la colaboración que esté en nuestras manos para buscar soluciones que la hagan asumible para ambos ayuntamientos”, añadió Gabriel Rodríguez.

“El verdadero debate sobre la viabilidad de la Mancomunidad no puede enmascararse detrás de una insistente búsqueda de relevo en la Presidencia. Su futuro depende de la dimensión que pueda asumirse de cada uno de los servicios que ofrece. Es muy fácil pedir que se mantengan todos los servicios, pero que las empresas que los gestionan cobren tarde, mal o nunca. La única irresponsabilidad es pretender que todo siga como está a costa del esfuerzo económico de Carreño”, señaló Gabriel Rodríguez.

“En ningún caso se está impidiendo una adaptación de los estatutos a las nuevas exigencias legales, este tema se debatió en el pleno de Carreño y el resultado democráticamente adoptado es conocido por el portavoz de IU en Carreño, ¿o acaso este portavoz municipal no asume los acuerdos que mayoritariamente adopta el pleno?”, cuestionó el portavoz socialista del gobierno de Carreño.