La presidenta de FORO, Cristina Coto, compareció ante los medios informativos para denunciar la situación de Asturias en cuanto al Impuesto de Sucesiones en relación a otras CC.AA. “Si en enero fueron Andalucía y Extremadura las CC.AA. que acordaron importantes rebajas en materia de Impuesto de Sucesiones para los herederos directos, con la elevación del mínimo exento hasta el millón de euros en el primer caso, y la bonificación del 99%, en el segundo, es ahora en Aragón donde el PSOE y Ciudadanos ultiman un acuerdo para bonificar en un 99% las herencias de los aragoneses hasta los 500.000 euros”, señaló.

Este último paso que se da en Aragón supone que “tras este acuerdo que eleva a 500.000 euros el mínimo exento en Aragón, Asturias vuelve a encabezar el podio estatal en el atraco fiscal que representa el Impuesto de Sucesiones. Los socialistas mueven ficha por tanto también en Aragón con una reforma que vuelve a empequeñecer la modificación que el Gobierno del PSOE en el Principado acordó con el PP el año pasado”.

“Los pasos que van dando el resto de CC.AA. –resaltó Cristina Coto- constatan la falta de ambición del PSOE y del PP en su último acuerdo presupuestario, al dejar en 300.000 euros el mínimo exento, y por ese motivo FORO defenderá por 12ª ocasión en la Junta General la supresión del impuesto de sucesiones en Asturias, un robo a los patrimonios personales y familiares de consecuencias deslocalizadoras para nuestras empresas. Y ello porque nuestra posición es firme desde nuestro primer programa electoral en 2011 y no pasa por elevar más o menos los mínimos exentos sino por una supresión de uno de los impuestos más dañinos e injustificables que existen, cuyos fines son claramente confiscatorios”.

La presidenta de FORO resaltó que “lo que el Gobierno aragonés aprobará próximamente es una elevación del mínimo exento del Impuesto sobre Sucesiones derivada del acuerdo adoptado con su socio Ciudadanos, si bien sólo lo hace sólo para el primer grado de parentesco y amplía las bonificaciones para donaciones de padres a hijos o las transmisiones de empresas. No estaría de más que Javier Fernández escuchara a su homólogo Lambán que, tras muchos años, ha cedido, seguramente menos por convicción que por necesidad a la hora de reconocer lo sangrante de este impuesto”.

En todo caso, “para FORO lo que va a hacer Aragón sigue siendo insuficiente, por eso reclamamos la supresión total del impuesto, pero no podemos obviar que es más de lo que se ha hecho en Asturias”, añadió.

Cristina Coto finalizó con dos reflexiones: “La primera, valorando como profundamente regresiva la posición del gobierno que ayer mismo se reflejaba en los medios de comunicación, descartando nuevamente cualquier avance en esta materia, y con un matiz: una vez que de facto está operando el tripartito de izquierdas, PSOE, Podemos e IU, todo apunta a la continuidad de la sangría fiscal en Asturias. La segunda, hoy hablamos de Sucesiones, pero la carga fiscal en Asturias en sangrante en términos generales, también somos los primeros en presión fiscal, en términos generales. Y por ello FORO sigue apostando por la eliminación de este impuesto en el marco de una profunda reforma fiscal, ya que en materia fiscal exigimos una ambiciosa reforma fiscal cuya primera medida es la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Asturias, pero también contemplamos la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio, la sustitución en los tipos impositivos del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados de las tarifas autonómicas actuales del 8%, 9% y 10% por un tipo único del 7% o la reducción de la tarifa autonómica del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en todos sus tramos y de forma progresiva no superando el último de ellos el tipo del 21%, incluyendo deducciones por gastos sanitarios”.