Dos jóvenes investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han sido seleccionadas para participar en la próxima edición del Homeward Bound Project, iniciativa internacional de liderazgo científico y estratégico dirigida a impulsar el papel de las mujeres en la toma de decisiones políticas y sociales sobre cambio climático. Durante un año, las 70 participantes de todo el mundo recibirán formación especializada en técnicas de liderazgo, búsqueda de financiación, relaciones internacionales y gestión de equipos. El programa finalizará en 2018 con una expedición de tres semanas de duración a la Antártida. Las científicas seleccionadas son Ana Payo Payo y Nerea Quesada Sanz.

Las científicas seleccionadas son Ana Payo Payo y Nerea Quesada Sanz. Ana Payo trabaja en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (centro mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares), donde investiga los efectos de la variabilidad ambiental y las perturbaciones en la dinámica poblacional de las aves marinas. Payo compagina, además, su faceta investigadora con la divulgación científica. “Participar en este proyecto es una gran oportunidad y un honor, ya que se trata de una gran plataforma tanto de difusión y visibilidad, como de formación”, comenta la investigadora.

Nerea Quesada Sanz trabaja en el Real Jardín Botánico de Madrid con una Beca de Colaboración y estudia el Máster en Biodiversidad en Áreas Tropicales y su Conservación del CSIC y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Su campo de investigación son las enfermedades fúngicas emergentes que afectan a especies en peligro de extinción. “Formar parte de esta iniciativa me va a permitir mejorar y adquirir nuevas competencias en liderazgo, capacidad de comunicación y toma de decisiones; cualidades que considero completamente fundamentales a la hora de realizar una carrera científica”, explica Quesada.

La iniciativa, cuya primera edición fue en 2016, ha sido creada desde Australia por la empresaria Fabian Dattner y la ecóloga marina Jessica Melbourne-Thomas, y cuenta con el apoyo de varias instituciones australianas, así como de diversas empresas internacionales. Estos patrocinadores aportan la mitad del coste económico del programa. El resto corre a cargo de las participantes, que, como parte de su formación, han de buscar patrocinadores y fuentes de financiación.

El contenido de este comunicado fue publicado primero en la página web del CSIC